Si tienes un bar, un local donde encontrar buen ambiente, tapas, estar un rato agusto y quieres que aparezca en la red... tener un espacio donde publicitar tus tapas y tener más de "500 visitas diarias" solo tienes que avisarnos para así poder salir en TapeoPorGranada .


viernes, julio 31, 2015

Queridos amigos. 

Recordar que para un mejor uso del mapa final, es conveniente ampliar y buscar el sitio deseado.


Nos vamos de vacaciones con las tapas de un clásico, el bar Ávila

Llega la hora de coger la pausa, una pausa que nos llevará a volver con el mes de septiembre y el último artículo antes de coger la toalla y la sombrilla lo realizamos sobre uno de los sitios con más solera de la ciudad, una crónica que llevaba sin actualizarse desde 2011 y un local que ha dado mucho que hablar en los comentarios de Facebook, por sus buenas tapas y su mejor atención.


Estamos hablando del Ávila, el original, un bar que podemos enlazar por solera con otros como Los Diamantes, Casa Julio, Los Altramuces o las Bodegas Espadafor por poner solo unos ejemplos.


Como es de recibo y dado que la gente suele preguntar por el lugar en el que se encuentra, primero vamos a ubicarlo.


A espaldas de El Corte Inglés, entre la Acera del Darro y la calle San Antón, en la calle Verónica de la Virgen, una perpendicular a ambas, podemos encontrar este castizo bar, que además se encuentra bien rodeado por otros sitios muy recomendables como por ejemplo La Bodega los Tintos,
 San RemoCasa SalvadorCasa de MolSabores del SurAvila II o el Duende entre otros. 



Avisar antes de nada que lo difícil en el Ávila es encontrar sitio, primero por lo reducido del local y segundo por la gran cantidad de gente que tiene, tanto granadinos como visitantes atraídos por los comentarios que sobre este local se vierten en las redes sociales y páginas especializadas.

Decir que el día que fuimos jugamos con ventaja, pues encontramos sitio en la barra y en una mesa después... cosas del verano a mediodía.

Un establecimiento del que poco se puede decir de la decoración, pues es prácticamente inexistente y por otro lado no la necesita. Vamos a narrar como son las tapas de forma pura y dura...


Comentar eso sí, que en lo apretada de su distribución encontramos una barra en forma de "L" a la entrada que da paso a un pequeño grupo de mesas, 6, no muy amplias en las que se puede tapear o comer a base de raciones. Eso sí, para coger mesa es necesario antes pedir la vez en la barra.

La actividad tras la barra es frenética, con Miguel, su mujer y su hijo Fernando al frente y algo que llama poderosamente la atención entre ese frenetismo es el caos que parece reinar tras la barra... puro desorden que luego no es tal pues lo lidian a la perfección.


Nosotros para entrar nos pedimos cervezas (Cruzcampo de grifo) y comenzamos a salivar pensando en las tapas que íbamos a pedir.


Estas son a elegir y abarcan una interesante variedad como por ejemplo ensaladilla rusa, migas y arroz (solo a mediodía), callos, calamares, chorizo, morcilla, paparrones, costillas, caracoles, asadura... y la estrella de todas, el jamón asado.


Para esta primera ronda nos pedimos jamón asado y patatas bravas... mezcla mortal.



El jamón asado en su punto, pasa por ser uno de los mejores de la ciudad, sobre todo si además se pide con patatas fritas (en lugar de aceitunas). Tiene el punto justo de tostado por fuera y jugoso por dentro con un aliño francamente bueno.


Las bravas, muy buenas, no pican sin embargo tanto como por ejemplo las que en otras ocasiones hemos probado en el San Remo o en Las Delicias, si bien esto no quita para que sea una tapa más que interesante.

Podemos pedir un máximo de dos variedades por mesa, así que nos dispusimos a pedir de nuevo a la vez que solicitamos apuntarnos a la "lista" para coger mesa cuando se quedará disponible.

Una segunda ronda con nuevos protagonistas, ya que la cerveza dio paso a mosto de Alhama (un Alhama como la gente lo pide) bien frío y un gazpacho. Si, gazpacho para tomar com bebida.




Las tapas esta vez fueron jamón asado (si, otra vez) y chorizo a la brasa.



Entre la barra y la mesa andábamos cuando habíamos dado ya buena cuenta de la segunda ronda y nos propusimos pedir una tercera...

Esta vez solo mostos de Alhama que vinieron acompañados de arroz, que acababa de salir y ensaladillas rusas.




Del arroz comentar que aunque no es mi mayor pasión (soy más de paella), goza de gran aceptación entre los clientes, tanto que además preparan recipientes con arroz para llevar, lo mismo que ocurre con las migas.





Pero lo que si ponen muy bueno es la ensaladilla rusa, con el punto justo, lo que la hace una de las mejores que hemos probado. El único pero que se le puede poner a la tapa de ensaladilla es el tamaño, pues servida con una bola de helado (o algo similar) no resulta demasiado abundante y se hace escasa. Es que está muy buena.

La gente no paraba de salir y entrar y nuestro grupo de movía como podía entre la barra y la mesa... así que entre granadinos y turistas y con un buen ajetreo, llamamos la atención para pedir una cuarta ronda, si la cuarta.

Esta vez fueron tres variedades, nos hicieron ese favor y es de agradecer. Migas, puntillitas y salchichas fueron las tapas de esta cuarta ronda con la que cerramos la jornada.

Las migas estaban en su punto justo, unas migas que iban acompañadas de más boquerones que los que se ven en la foto y es que con el "jaleo" reinante y los platos en la mano, realizar un reportaje fotográfico era una tarea complicada.


Las migas como decimos, y al igual que el arroz, solo los sirven a mediodía.

Otra de las tapas que pedimos fueron puntillitas, una, con los calamares, que más éxito tienen entre la gente. Fritas en su punto justo y acompañadas por unas aceitunas, es otra de las que no me veréis probar, aunque los allí presentes lo intentaron en repetidas ocasiones. 


Y finalmente salchichas en salsa, la tercera tapa de esta cuarta ronda. Acompañadas por patatas fritas, tenía un tamaño más que interesante y un buen sabor.


Es cierto que nos hemos dejado sin pedir otros clásicos del bar como las costillas o los callos, pero es que en verano... las ganas de probar este tipo de tapas no son las mismas que podemos tener en otra época del año.

Una última crónica en la que hemos tratado de mostrar un buen abanico de tapas de este emblemático bar que además tiene buenos precios, pues cada consumición tiene un precio medio de 1,90 euros, siendo tan solo el gazpacho el que supera el precio de los 2 euros por vaso.


No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



La variedad de las tapas a elegir

Un ambiente muy particular, castizo y heterogéneo a la vez

Precios ajustados



El espacio... no estamos sobrados precisamente

El caos reinante, al mismo tiempo, uno de los encantos del local

viernes, julio 24, 2015

Recuperando los sabores de todo un clásico como es la Taberna El Sacacorchos

La penúltima crónica antes de irnos de vacaciones... y cómo pasa el tiempo... hace casi tres años de nuestra crónica en la Taberna Sacacorchos y hemos pensando... ¿porqué no ponernos al día a ver que novedades han introducido?



Dicho y hecho, nos propusimos actualizar un post algo desfasado y allá que encaminamos los pasos.



Para el que no lo sea, la Taberna Sacacorchos está ubicada en la Calle Conde Cifuentes en una paralela a la Calle Alhamar y es uno de los sitios mejor valorados por los amigos del Grupo en Facebook.



Se trata además de una de las zonas de tapeo por antonomasia de la ciudad, la zona del Barrio Fígares y en ella podemos encontrar multitud de opciones para tapear, bastando como ejemplo La Pizarra
La FondaEntreTelasTaberna Belmonte, El GüajareñoRa & Go,  Britannia, Casa Alfonso, La PatronaEl TinglaoLa Taberna Granaina, el Bocao

Íbamos buscando un sitio fresco y que mejor opción, si bien aunque dispone de una terraza acogedora, optamos por ocupar una de las mesas que en ese momento había libres, las cuales terminaron llenándose.



Para el que guste más sentarse en barra, hay una en forma de "L" bastante hermosa que termina junto a la cocina, si bien en las mesas se puede tapear o comer a base de platos y raciones.

No tardaron nada en atendernos y no lo dudamos al pedir, dos cervezas (Cruzcampo) bien frías y servidas en copa, además con la posibilidad de elegir tapa dentro de una interesante variedad que nos detallaron.



Sin ser demasiada extensa, la lista era más que acertada y constituía una de las novedades respecto al último artículo, pues en ese momento las tapas no eran a elegir.

Para esta primera ronda optamos por un croquetón de morcilla y bechamel acompañado de mermelada de frambuesa y un pinchito de pollo.







Sabemos que la morcilla tiene simpatizantes y detractores, pero la combinación bechamel, morcilla, la textura del rebozado y la mezcla con la mermelada le daban un sabor muy pero que muy bueno. A nosotros es una de las tapas que más nos gusta.



El pinchito de pollo, sin ser demasiado grande, tenía sin embargo un gran sabor, que denotaba unos buenos ingredientes. Ambas tapas venían además aderezadas con unas patatas fritas paja, que pueden ser quizás el único pero que se le puede objetar.





Poco a poco el sitio se fue llenando, tanto en las mesas como en la terraza exterior cubierta que tienen y entre medias aprovechamos para hacer algunas fotos de la carta...



Y de las sugerencias que ofrecen.



Llegado el momento volvimos a pedir otras dos cañas y como no recordábamos las tapas volvimos a preguntar.



Elegimos para acompañar esta ronda dos hamburguesitas Sacacorchos, pues el recuerdo que teníamos de la hamburguesa de buey que probamos era demasiado tentador.



Sin ser exactamente igual, la carne era muy suave e iba acompañada de una salsa a base de mostaza con un buen toque de aceite que le daba además una mayor jugosidad. No podían faltar por otra parte aderezos como la lechuga, el tomate y los canónigos.





Bien servidos íbamos cuando viendo el calor reinante y como muchos lugares ya comienzan a cerrar de cara a las vacaciones decidimos cerrar la noche con una última ronda y para esta vez ya teníamos elegida la tapa.



¿Patatas a la riojana? ¿Chipirones? ¿Salmorejo? Ninguna de esas... esta vez optamos por pedir ensaladilla rusa para acompañar estas dos cervezas en una tapa que nos llamó de entrada la atención por su aspecto.



Las fotos hablan por sí solas, o al menos eso pensamos nosotros que nos deleitamos buscando los ángulos que mejor pudieran transmitir el aspecto.







Pero como de imagen no se come, hay que probarla y tenemos que decir que iba muy bien condimentada. 





Sobre una cama de lechuga y canónigos, dos buenas porciones de ensaladilla rusa mezcladas con bastante atún y pimiento morrón y acompañadas de dos colines tamaño XXL.





Un sabor suave de la mayonesa que, sin ser la que uno hace en casa (como esa ninguna) conjugaba muy bien con las patatas y la mezcla de ingredientes... además tenía el punto justo de frío, que para una ensaladilla rusa es un aspecto clave que influye en el sabor que tiene al degustarla.







Tres rondas, en las que pudimos probar una buena variedad de sabores que esperamos sirvan para que os hagáis una idea de que podéis encontrar en El Sacacorchos.

Por cierto, el precio de cada cerveza es de 2 euros y para el que quiera ir este verano, cierran del día 2 de agosto al 18 por vacaciones.


No olvidéis que si queréis estar a la última con opiniones de todos los amigos, recomendaciones, fotos, etc, podéis visitar el grupo en Facebook, así como seguidos en TwitterGoogle + y Pinterest o descargar la aplicación oficial para vuestro teléfono Android.

Y llegados a este punto, estas serían las conclusiones.



Algunas de las tapas, con sabor excelente

La atención recibida y el ambiente, relajado y tranquilo

La variedad para elegir en tapas y raciones



Por poner un pero, las patatas paja de acompañamiento
 
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.